No hay perspectiva de género en la Educación

1

Estudiante de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Politécnica Salesiana. Cree en la interconexión entre los hechos, entre las ideas, entre los eventos y las personas. Siempre esta buscando la explicación de todo lo que le rodea. A veces, este proceso de investigación es impremeditado. No descarta la casualidad, porque si encontráramos la respuesta a todo, el ser humano perdería su interés, su curiosidad, su sentido de búsqueda y superación. Es estudiante de Comunicación por todos estos motivos, por que considera que las Ciencias Sociales nos ofrecen las mejores herramientas para explicar cómo funciona nuestro mundo.

follow me

En Ecuador, tenemos una Ley para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra la Mujer. Esta ley, en su Artículo 41, expone una serie de medidas para dicha prevención. Entre ellas se encuentra: “Implementar un Programa Nacional de transversalización del Enfoque de Género en la malla curricular de todos los niveles del sistema de educación formal y no formal, intercultural y bilingüe”. Pero todavía no se han ejecutado políticas públicas o programas eficaces al respecto. El 19 de julio de 2018, Lenin Moreno reformó la ley con el decreto 460, que eliminaba los términos “transversalización de enfoque de género”, “nuevas masculinidades” y “mujeres en su diversidad”.

La eliminación del concepto “transversalización” implica ignorar el carácter igualitario de las denuncias y las apreciaciones de hombres y mujeres en la gestión política. En cambio, al eliminar el concepto “nuevas masculinidades”, implica qué, los roles de género del sistema heteronormativo machista y sexista continúen reproduciéndose. La Ley ni siquiera trata temas de violencia contra personas de diferente orientación sexual o identidad de género. Aún así el movimiento social “Con mis hijos no te metas”, el Frente Nacional por la Familia y otros grupos conservadores argumentan que la educación con perspectiva de género responde a una ideología de género.

Pero, la ideología de género solo existe en el imaginario social de estas personas. Según el filósofo marxista francés Louis Althusser, la ideología está constituida por una parte abstracta e imaginaria (ideas, opiniones, creencias) y una parte material. En esta parte material están los aparatos ideológicos (escuela, familia, medios de comunicación, las Bellas Artes, religión), en los que el enfoque de género apenas ha podido calar un poco, al contrario de otras (que sí son) ideologías como la patriarcal, que irrumpen descaradamente en los ámbitos políticos, familiares, educativos y privados de la sociedad.

Además, si hablamos de este tema, sería importante responder: ¿Qué ámbito de la educción en nuestro país no está trastocado por alguna imposición ideológica? Desde que iniciamos la escuela, ciertos parámetros de comportamiento, rendimiento y conocimiento nos indican qué es bueno y valioso aprender y qué no. En Ecuador, los componentes ideológicos más influyentes del sistema educativo actual vienen del Cristianismo Fundamentalista, el Liberalismo y el Conservadurismo.

La perspectiva de género en la educación no solo significa incluir en las lecturas y en los discursos el término “niños/niñas”, sino que busca la igualdad de condiciones y la no violencia para las mujeres, los hombres y la comunidad LGBTI en los espacios laborales y educativos, las vías y el transporte público, en las convivencias familiares y las relaciones íntimo-personales. Esta perspectiva ofrece la información y defiende los derechos que el sistema heteronormativo quiso (y quiere) destruir para fomentar la ignorancia, el subdesarrollo y la sumisión social. Si todo esto responde a una “ideología de género”, entonces yo le entro.

Esto no lo saben reconocer los fundamentalistas, fanáticos y conservadores, ¿y cómo podrían? Si viven en la desinformación y en realidades sesgadas y atacan a la mal llamada “ideología de género”. Y aquellos que sí lo reconocen, se niegan a aceptarlo públicamente. Estos últimos son aquellos que defienden las estructuras dominantes y que ven, con pánico, cómo las luchas y los pensamientos feministas y alternativos consumen su poder. Son aquellos que recortaron el presupuesto a la Educación Superior, pero cuyo gobierno registra una mayor cantidad de alertas y denuncias de violencia intrafamiliar y de género durante una pandemia mundial ¿Ya ven?, ¿cómo podría sobrevivir, o siquiera incorporarse, la perspectiva de género en la educación en un mundo así?

El medio de comunicación no se responsabiliza por las opiniones dadas en este artículo.

1 COMENTARIO

  1. Tenemos una cultura arraigada en el machismo,debido a la religión,educación,gobierno,y un estado caduco de progreso ;debemos cómo ciudadanos revelarnos contra este cancer que nos afecta a todos por igual y dar un giro hacia nuevas ideas,la juventud está llamada a cambiar todo el sistema retrógrado implantado por políticos arcaicos qué siempre sacaron provecho de esté mal,adelante entonces apoyaremos a esos editorialistas qué no se comen la lengua ante las circunstancias absurdas y amenazantes de políticos y gobiernos corruptos;un 👏y adelante 👍

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí