Inicio Economía Amor pandémico

Amor pandémico

Suena muy romántico, pero estos meses nos han enseñado que lo que de verdad mueve al mundo es el amor, amor por la vida, la familia, amor por el trabajo, amor por la vida de los otros. Hoy se valora espacios comunes como la oficina a la que ya no se puede ir, el colegio donde ya no hay que “formar”, parques, buses, teatros y cines. Hemos extrañado parlotear en paz y seguridad con el vecino o talvez ahora conocemos a la vecina o vecino que enviudó. En fin, este tiempo nos recordó ese pasaje de la biblia, que, sin ánimos de ser religiosa, expresa, ama a tu prójimo como a ti mismo, Mateo 22:36-40, es posible que Jesús sabiamente hoy diría, cuida a tu hermano del COVID_19, como a ti mismo. Porque nunca antes en la historia de la humanidad el bienestar y la salud del otro había sido tan importante, por el sólo hecho de que de este bienestar dependemos todos. Aquí algunos trazos de una mujer, empresaria, ingeniera, hija, hermana y ahora esposa, en tiempos de pandemia.

0

CEO y cofundadora de una empresa comunitaria Stevida, de profesión Ingeniera Ambiental con una especialización en remediación ambiental, he realizado estudios de Filosofía. Soy una autodidacta y amante de la ciencia, creo firmemente en que es posible cambiar al mundo si lo hacemos en comunidad. He realizado algunos escritos, en temas ambientales a nivel científico, son mis primeros artículos de carácter social. Así que, mil disculpas, pero sí tengo mucho que contar. Ojalá esto motive a más mujeres para que construyan su empoderamiento y su camino, a veces lento, otras veces rápido, pero siempre avanzando.

follow me

Palabras Claves: Amor, Mujer, COVID_19, empresaria, ciencia

Ojalá la próxima pandemia sea de amor.      

El triángulo perfecto, el miedo genera violencia y potencializa el poder de los que ya lo tienen, este ha sido uno de los mecanismos desde tiempos inmemoriales, que ha servido para dividir y reinar, así empezó esta brusca ruptura a un sistema frágil, dependiente y poderoso a la vez.

Las películas del fin del mundo parecían estar más cerca que nunca. Calles vacías, supermercados abarrotados de personas adquiriendo víveres para comer lo que nunca han comido y en la mitad del tiempo normal, presas de la ansiedad, violentando ordenanzas, violentando los derechos del otro. ¿Pero quién era el otro? El otro era o es la amenaza.

Éxodo y retorno de migrantes, sí la situación para ellos era difícil antes, más aún hoy, con todos los medios de producción en cuarentena. Al escribir esto, viene a mi memoria aquel miembro de la Policía Nacional, que me multó en plena pandemia luego de un largo día de trabajo, por cargar en el balde de una camioneta a un adulto bastante grande y cansado que caminaba de regreso hacia la frontera norte, el poder de su “autoridad” me paralizó e indignó, violentó los derechos humanos, pero, sobre todo, enalteció la ley y humilló la humanidad.

Es posible que haya sido más fácil un soborno “light”, porque como dicen “no era grave y era solucionable”. Pero qué era solucionable: ahorrar unos dólares (que la verdad no eran tan pocos) y fortalecer un sistema de corrupción tan normalizado, que aquel que no se adapte a él, sea visto como él o la desadaptada. Pero lastimosamente, si sobornamos a un servidor público, luego aceptaremos medicinas con sobreprecio, contratos con coimas, y así hemos normalizado los delitos de cohecho y la mentira como un “modus vivendi”; pero si yo siento culpa al engañar a mi esposo al decirle que el chicharrón que tanto le ha gustado no es de cerdo sino de lenteja…

Así entre pandemia, miedo, violencia y desesperanza, la vida sigue y en medio de la desesperación, actos de amor sobresalen, todos quieren aportar desde su campo manteniendo la disponibilidad de alimentos, los galenos salvando vidas y perdiendo la suya, los artistas cantando desde “la caleta”, es que somos de aquellos que no se rinden fácilmente.

Ahora intercambiamos sonrisas con los ojos e intentamos hablar desde el corazón. Jamás la ciencia había sido tan importante y el campo tan indispensable. Los datos científicos nos dan certezas en medio de la oscuridad. Nos previenen y nos alertan.

En medio de un mensaje de distanciamiento, puedo escuchar más fuerte que nunca un adaptado a la famosa frase de la querida Rosa Luxemburgo “Ecologismo o barbarie” (Slavin, 2012), grito de esperanza o de empuje en su último discurso.

Posiblemente, hoy es nuestra última oportunidad, volver los ojos al campo, a lo esencial, a lo importante, formar un nuevo sistema económico es importante en estos momentos, el proceso debe ser distinto si queremos lograr algo diferente. Hay que volver a la tierra, hombre viene de la palabra latina humus, tierra fértil (Alvarez, 2014), y ahí nuestra misión.

Nos enfrentamos a una pandemia mayor: el calentamiento global, hemos usado más de lo que nos competía y aún no somos conscientes que nuestra casa común necesita ser refaccionada y cuidada, entender que mi bienestar depende del bienestar del otro, que mi seguridad es su seguridad y que mis derechos también son los de él/ella.

La idea de una comunidad ecológica, no debería ser un disparate, es necesario plantear una comunidad que se comprometa a reducir las emisiones y la concentración de Dióxido de Carbono, que en el 2018, llegó a su punto más alto (408ppm) en toda la vida del planeta (3 millones de años) (Perú, 2019). Entender que, salvar a la naturaleza es más económico y puede generar miles de proyectos sustentables para el tan anhelado empleo. Ante cada problema ambiental, debería existir una solución inteligente y puesta en marcha como un modelo de negocio, de esto deberíamos estar hablando, no de explotaciones mineras.

Ojalá la próxima pandemia sea el amor y con el amor venga el cuidado, porque sólo se cuida lo que se ama y para cuidar se necesita conocer.

Así que creo firmemente que es momento de conocer, de volver a sentir la angustia del hermano/a y también sus alegrías como propias.

Porque al cuidarle, me cuido yo y nos cuidamos todos…

El medio de comunicación no se responsabiliza por las opiniones dadas en este artículo.

Bibliografía

Alvarez, J. (2014). Gramática histórica del castellano . Obtenido de https://www.delcastellano.com/etimologia-hombre/

Perú, C. (febrero de 2019). 12 datos que debes conocer sobre el cambio climático. Obtenido de https://www.conservation.org/peru/novedades/2019/10/29/12-datos-que-debes-conocer-sobre-el-cambio-clim%C3%A1tico

Slavin, P. E. (2012). Derecho Político. Obtenido de ANALES 42: http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/27014/Documento_completo.pdf?sequence=1

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí